Novedades, Telas

¿Todavía no te pasaste a la seda? Aquí los beneficios

Por Sofi Campbell

A todos nos ha pasado alguna vez de irnos a dormir con el pelo divino y a la mañana siguiente despertar con frizz o peor aún con esa necesidad de volver a lavarlo porque lo sentimos pesado.

En muchos casos esto sucede por nuestra ropa de cama, principalmente por la funda de nuestra almohada y la fricción que esta causa, ya sea de algodón al 100% o compuesta en alguna proporción por distintas fibras sintéticas.

Ahora bien ¿cuál sería entonces el textil indicado para elegir la funda de nuestra almohada? 

La seda! Si, esta fibra natural es la indicada, principalmente la que está hecha de fibras de seda de morero 100 % ya que son súper suaves y muy transpirables, lo que ayuda a prevenir el pelo graso; Pero ¿por qué de seda y no de otro material? Pues porque este tejido evita la fricción constante de las fibras capilares y no absorbe la humedad como hace, por ejemplo, el algodón.

Muchas de las personas que la han utilizado aseguran que además se la llevan de viaje ¡No vas a querer dormir en una normal! Cuando pruebes la suavidad y sus efectos ‘beauty’ como por ejemplo el cuidado de la piel en el rostro, ya que es hipoalergénica y tiene un efecto calmante. Por esto, es el material más recomendado para pieles sensibles, irritadas o atópicas, si tienes acné o eccema la seda evitará que el problema se contagie de unas zonas de la piel a otras.

La seda también ayuda a prevenir la aparición de arrugas, sí, leíste bien. Dormir sobre seda permite prevenir la aparición de arrugas, la razón es simple: este material súper liso no es agresivo con nuestra piel y previene las marcas que se forman en nuestra cara cuando nos despertamos.

Y por último, otra de sus ventajas es que son fáciles de lavar, eso sí, en agua fría y no escurrirlas para conservar así su suavidad.

Después de toda este info, todavía dudas en conseguir la tuya?

Deja una respuesta